La interpretación del término colonialismo en Puerto Rico
Friday, 20 July 2012
“El que habla del colonialismo en Puerto Rico  es socialista o comunista.” – pudiéramos escuchar de la boca de un popular. Si eres PNP, rara vez usas el término o tu interpretación es que la única opción al estatus del país es unirte como estado a la Nación Americana. En ambos ejemplos se aleja más la verdad sobre los efectos del veneno del colonialismo. Mi propósito no es hablarles de partidos politicos, como ha sido la costumbre cuando se habla de “colonialismo”, pero de lo que esta práctica compone y el daño tan intenso que provoca a los pueblos envueltos.

Analicemos. El ultimo dia en que un boricua fue “dueño” de su terruño, fue el 18 de noviembre de 1493. Al día siguiente cayó en las garras de España, donde ésta hizo lo que le vino en gana y en 1898, pasamos a manos de Estados Unidos, al igual que Guam, como quien regala un par de zapatos viejos que ya no desea utilizar. (Estados Unidos le pagó 20 millones de dólares a España por las Filipinas.)

Nuestra sociedad es constantemente manipulada a través de “MIEDOS”, los cucos en las noticias, etc., son estrictamente creados para manipular la economía y engordarle los bolsillos a unos cuantos. No vayamos tan lejos para traer un ejemplo: El virus del AH1N1; se hizo hasta difícil encontrar hand sanitizer. Esa semana se comió corned beef en vez de bistec, pero la casa se suplió de hand sanitizer. En menos de lo que canta un gallo apareció una vacuna y muchos acudieron a ponérsela para que no se los fuera a llevar jumbeta. Sin embargo, cuando surge un medicamento para enfermedades como cáncer, HIV, parálisis, etc., el promedio de espera para la aprobación de la FDA (Food and Drug Administration) es de aproximadamente 10 años; pero aquí en un dos por tres apareció la vacuna! Quién se hartó los bolsillos?

El cuco del abasto deficiente del Seguro Social es descomunal y es cruel! Cuándo se gasta y cuándo se aguanta, es determinado y controlado por un puñado de gente.

Ahora bien; qué rayos tiene que ver ésto con el colonialismo en Puerto Rico, si este cuco se utiliza en grande? Y es que si el impacto es grande para el norteamericano, el puñetazo viene triple para Puerto Rico, como ha ocurrido históricamente y el mejor ejemplo es la época de La Depresión. Nuestro terruño anda por donde usted sabe qué del perro! Esa es la prioridad que tenemos. Las escuelas están que se caen en cantos, la burocracia en las oficinas gubernamentales es aberradora, los sueldos hasta para el que se ha quemado las pestañas estudiando puede ser el mínimo federal, las propiedades están siendo embargadas y los trabajos brillan por su escasez.

Entonces, qué se entiende por colonialismo? Surge cuando un grupo/raza actúa sobre otro grupo/raza como entidad superior y opresora, aniquilando a través de genocidio, etnocidio y “lavando” la raza hasta eliminarla, haciendo que los sobrevivientes comiencen a ver su grupo/raza como inferior y adopten la cultura de los “superiores” como la única forma de subsistencia. Esta es mi interpretación.

Cuando me criaba con mis abuelos en la isla, escuchaba a muchos hablar del abuelo (a) rubio , blanco de ojos azules (esto lo he dicho al menos unas cuantas decenas de veces), se aferraban al “Español” de la familia y hablemos claro, aún con las masas italianas, francesas, holandesas, croacias, etc. (la retahila sigue), pocos honraban esas raíces. Hasta el himno nacional de Puerto Rico habla de “la noble hidalguía de la madre España”; qué madre ni qué madre!!! Primero viene intrusa a matar medio mundo, despues oprime los que quedan y los invisibiliza, porque si “no existen” se sienten con aún más derechos sobre todo. Recordemos que la orden papal (papal bulls) les otorga permiso a hacer lo que les venga en gana en cualquier tierra no-cristiana y a cualquier ser que no lo sea, y ellos siguieron sus órdenes a perfección. Despues nos regalan a Estados Unidos como un par de zapatos viejos, no deseados (eventualmente hicieron lo mismo con Florida; la regalaron dos veces!) y entonces; le vamos a llamar madre? Vinieron a imponer un sistema de castas tan cortante que todavía la isla lo vive. “Al negrito, de lejitos!” Al indio, ni se diga, en su sistema, ser indio era “peor” que ser negro.

Con estos actos de opresión logran crear e implementar la parte negativa del concepto “reproducción cultural”, donde el opresor ya no tiene que serlo porque logra que ahora el oprimido, oprima a los suyos propios.

La hipocresía del sistema educativo enseña una cantidad de historias romantizadas, de mentiras (tremendos paquetes!), y van lavando los cerebros de los nuestros desde que son niños, haciéndoles colorear barquitos con el HP Colón, irrespetando la verdadera historia, mientras se vanagloria al precursor del genocidio en Las Américas. Se llega a adulto creyendo que Cristóbal Colón descubrió América, que Juan Ponce de León buscaba la Fuente de la Juventud y que todo indio murió. No aclaran que en el 1800, eliminaron la categoría “Indio” de los censos y que aún asi, sus conteos los hacían sin pasar mucho trabajo ni recorrer la isla entera. Por otra parte, ahi mismo tienen una tremenda contradicción; y no que se habían extincto en aproximadamente 40 años desde la fecha de la invasion? Ay, ay, ay! Alguien “metió las patas” durante 307 años dejando la categoría “Indio” en los censos y encima poniéndole cifras de conteo a dicha categoría.

Pero volvamos al hoy. El utilizar el término “colonialismo”, no es solo referirse a Puerto Rico como colonia. Es algo que se ha sufrido y aún se sufre a través del globo terráqueo. Quienes más lo sufren son los pueblos originarios/indígenas/aborígenes. Las prácticas coloniales siguen tan activas como siempre. Se siguen apoderando de tierras, recursos, conocimiento tradicional, se sigue destruyendo la naturaleza y se sigue oprimiendo u obviando al que se interponga o queje. Tambien el daño cumulativo de los países latinoamericanos es monumental. Si algunos países optan por aceptar que “existen” personas indígenas en su país, los marginan y se refieren a ellos despectivamente. Jamás podré olvidar una experiencia que tuve hace muchos años, cuando mis hijos aún eran chicos. Trabajaba horas largas y mis hijos tenían gran diferencia de edad entre sí, creando diferentes necesidades. El bebé quería a Barney, mi hija quería jugar Barbies y el grande entusiasmado con aprender a guiar. Yo corría una oficina de Ventas y Mercadeo Doméstico e Internacional. Una empleada mayor de edad se me acercó y me dijo: “Sra., usted debe ir al Perú y se va bien a la sierra y se busca una india que sea bien bruta y la trae a su casa como doméstica para que la ayude. Eso sí, no la deje salir, porque despues se le enamora y se le va.” Traté de disimular el calentón de sangre que sentía desde los pies hasta el rostro que ya se me ruborizaba y me puse de pie. “Ah, si…-le contesté – usted sabe a quién se lo está recomendando? Yo soy india, doñita!” Se le fue el color del rostro, regresó a su escritorio sin decir palabra alguna. Dormirse en el trabajo era razón para despido inmediato dentro de las normas de la compañía. Me había hecho de la vista larga en previas ocasiones, la estimaba mucho. En la próxima que la encontré dormida perdió su trabajo. No podia ya sentir la misma compasión despues de haberla escuchado expresarse asi de la mujer indígena de su propio país de origen y dicho sea de paso, ella misma llevaba en su rostro la pinta de indígena!

El caribeño de las Antillas Mayores, ha sufrido el adormecimiento de las mentes. Muchos se burlan del que declara su indigenismo. Sus conocimientos o influencias son las doctrinas que han quedado grabadas hasta en el subconsciente. Sin embargo, los atropellos que viven las personas, por ejemplo, en mi amada isla de Borikén, son los mismos de cualquier pueblo originario/indígena/aborigen. Si el boricua despertara a esta realidad (y con esto no infiero que todo puertorriqueño tenga que tener sangre indígena), mañana se levantaría el pueblo con plumas en la cabeza y rayas en la cara, reclamando lo suyo y exponiendo dichos atropellos al mundo.

Cuando un boricua ya no puede tener un pedacito de tierra porque lo que gana no le da para costearlo y vemos como el extranjero viene y compra en las áreas más hermosas, con sus tremendas casonas con vista al mar, cuando el boricua ahora le sirve al adinerado que visita el Country Club, el mismo donde no puede costear su disfrute, y se le escucha el : “Yes, sir!” , hay que reevaluar lo que ha vivido y continúa viviendo el boricua. Tenemos apenas un puñado de empresarios puertorriqueños, los demás son extranjeros. Hasta Donald Trump ya posee un pedazo de nuestro terruño! Nos destrozan lugares bellos para hacer malls y a pocos le importa un pito lo que estén destruyendo.

La educación que muchos reciben en el sistema escolar público es copiar de la pizarra, con otro puñado de “maestros de verdad”, que luchan por brindar lo mejor de sí a jóvenes que van siendo moldeados al conformismo, al jangueo, unos diciendo: “Pa’ qué voy a estudiar , si en Puerto Rico no hay trabajo!” y otros muchos que se queman las pestañas estudiando pero que tienen que al mirar su futuro incluír “brincar el charco” (cruzar el Atlántico) para hacer sus vidas en Estados Unidos. Haciendo sus vidas lejos de sus seres queridos, lidiando con los estereotipos de que son “Porto Ricans”, encima de todos sus sacrificios. Cuando va a nacer el nieto, la abuela viaja, y el ver los abuelos se convierte en las vacaciones de verano o Navidad, que ni eso, porque la Navidad en los Estados Unidos termina con el Año Nuevo, mientras en la isla aún se espera a los Reyes y las octavitas. Dentro de eso mismo, va surgiendo la ruptura cultural, que algunos padres luchan por surcir, mientras que otros no logran hacerlo, porque la preocupación por el yugo del deber los hace “vivir” concentrados en cómo subsistir. Se forja el desligamiento de la familia externa y se termina con una retahila de gente que llevan la misma sangre y ni se conocen entre sí. Es éso otro impacto creado por el colonialismo, que aniquila el desarrollo cultural, linguístico y filial, como en este ejemplo, al boricua.

Se sigue viviendo subconcientemente el mensaje enseñado desde hace mucho tiempo, “Estados Unidos es grande, Puerto Rico es pequeño, Estados Unidos es rico, Puerto Rico es pobre, Estados Unidos es fuerte, Puerto Rico es débil.”

…y se sigue escuchando: “Soy Boricua 100%!”, cuando algunos pocos entienden lo que es ser boricua.

Por eso me la paso repitiendo: “Despierta boricua, defiende lo tuyo!”

Autor: Tai Pelli
Fuente: http://taipellienespanol.blogspot.com/2012/07/la-interpretacion-del-termino.html
 
© 2009 United Confederation of Taíno People UCTP Support © Original template by GoPiP
Webdesign auf Usedom and Joomla